Registro en medios

2017-08-16

Asociaciones antioqueñas reciben Premio Nacional de Paz

03 de Diciembre de 2012

El Colombiano / Colprensa / 26 de noviembre. En la versión catorce del premio Nacional de Paz fueron galardonadas dos asociaciones antioqueñas. Los reconocimientos los recibieron Carmen Palencia por la organización Tierra y Vida, y Gerardo Vega por la Fundación Forjando Futuros.

Ambas asociaciones han trabajado en los últimos 7 años por la restitución de tierras a desplazados y despojados del Urabá en los departamentos de Antioquia, Córdoba y Chocó.

El jurado del certamen dio el reconocimiento a los líderes que iniciaron su labor en Antioquia y Córdoba, pero que ahora su trabajo está trascendiendo a otras regiones del país.

Juliana Vergara, coordinadora del Premio Nacional de Paz, afirmó que “este año el premio se le entrega a la Asociación Tierra y Vida que dirige Carmen Palencia, y a la Fundación Forjando Futuros de Gerardo Vega, por la labor que están haciendo para la restitución de tierras en el Urabá, pero también abriendo capítulos en otras regiones del país”.

Los ganadores fueron escogidos dentro de un grupo de más de 100 postulados que han batallado contra el secuestro por el reconocimiento de las víctimas en el conflicto, desarrollo de proyectos económicos para las víctimas, entre otros.

Carmen Palencia explicó que la labor que ha emprendido con Tierra y Vida “no es solo hacer denuncias ante la fiscalías principales sino también es investigar, recolectar todas las pruebas necesarias para demostrar que estas personas que también han sido mencionadas por los jefes paramilitares, sí están vinculadas con el despojo de tierras y con algunos asesinatos en Urabá, Córdoba y Montes de María”.

Palencia manifestó además que “mientras exista impunidad, donde la Fiscalía General no sea capaz de resolver estos casos, nosotros seguiremos padeciendo de los atentados, amenazas, despojo y la revictimización”.

Los ganadores:

Tierra y Vida

En 2011, Carmen Palencia fue denunciada ante la Fiscalía por el jefe de Control Interno de Incoder, Manuel Zabala, de ser "cazadora de fortunas", supuestamente por beneficiarse con dineros destinados a víctimas del desplazamiento. Pero pese a las acusaciones en su contra, fue respaldada no sólo este año por el Premio Nacional de Paz sino también en 2010 con el galardón Antonio Nariño por la defensa de los derechos humanos.

Esta mujer desde los 24 años ha sufrido el conflicto en Colombia. En 1988, los paramilitares asesinaron a su esposo en el municipio de Valencia, Córdoba, por lo cual se desplazó a California, municipio de Urabá, donde comenzó a cultivar.

Palencia era miembro del Ejército Popular de Liberación, pero en 1992 los paramilitares se aliaron con este grupo, a lo cual ella se opuso, decisión que desató un primer atentado en su contra, ocurrido en 1995 cuando fue víctima de cinco disparos.

Esta líder de la restitución se alejó de la política, pero en el 2002 los paramilitares, que ya llevaban tres años siendo la autoridad del municipio de California, decidieron reclamarle a Palencia y a otras 37 familias las tierras donde vivían.

Es así como terminó pagando 12 millones de pesos al paramilitar Raúl Hazbún para poder quedarse en un predio, que en realidad era un baldío de la Nación. Es decir, ella, junto con 37 familias, fueron estafadas.

En los últimos meses, Palencia ha estado fortaleciendo las organizaciones de víctimas en el país y completando los datos de despojados que pueden reclamar sus tierras.

Fundación Forjando Futuros

Gerardo Vega, abogado nacido en La Plata, Huila, llegó a Antioquia en 1987 como miembro del Frente Popular, fuerza política cercana al EPL. En Apartadó comenzó a trabajar en el proceso de paz con ese grupo.

En 1995 fue designado como consejero presidencial para Urabá, pero meses después, ante la fuerte arremetida paramilitar, el Gobierno lo nombró cónsul en Bruselas. Volvió en el 2000 y un año después fue elegido diputado de Antioquia por Esperanza Paz y Libertad.

A falta de espacio político, le surgió la idea de brindar capacitación a gente de la región para que participara en procesos electorales y también para apoyar proyectos de desarrollo para las comunidades, como la construcción de vivienda, por eso creó la Fundación Forjando Futuros.

En el 2005, Forjando Futuros retomó el tema de tierras con apoyo jurídico para los reclamantes.

Un año después, Vega fue designado coordinador de la Comisión Nacional de Reparación para Antioquia, cargo que ocupó durante 4 años, mientras la Fundación seguía apoyando a los despojados.

http://www.elcolombiano.com/BancoConocimiento/A/asociaciones_antioquenas_reciben_premio_nacional_de_paz/asociaciones_antioquenas_reciben_premio_nacional_de_paz.asp

REGRESAR
COMPARTIR EN: