Registro en medios

2017-08-16

En menos de 30 días, cuatro líderes de víctimas fueron asesinados. Tres de ellos en Córdoba

24 de Abril de 2013

Hay temor entre las víctimas reclamantes de tierras en el país. Según organizaciones como Tierra y Vida, los asesinatos, las amenazas y la falta de garantías para las víctimas y en especial los líderes sociales, ponen en riesgo la restitución de tierras.

Y es que en menos de 30 días cuatro personas han caído por el mismo motivo. El 23 de marzo fue asesinado Ermes Enrique Vidal en Valencia Córdoba y en el mismo municipio, 17 días después, Éver Antonio Cordero. El 12 de abril mataron a Narciso Teherán, que hacía parte de una de las 130 familias reclamantes del predio El Tamarindo, ubicado en zano rural de Galapa, Atlántico. La cuarta víctima fue el líder indígena Seferino Dominicó Majoré del resguardo Antadó de Tierralta, Córdoba, asesinado el miércoles 17 de abril.

 

Esta preocupante situación nubla el horizonte que el Gobierno Nacional le pinta a la restitución de tierras y genera desconfianza entre las víctimas. "Cada que matan a alguno de nuestros compañeros sale el Gobierno y la Policía a decir que nos están brindando protección, pero qué protección funciona en lugares apartados? porque la mayoría de los reclamantes somos campesinos, vivimos en el campo y en muchos casos nos encontramos de frente con los victimarios, los testaferros, los que nos quitaron las tierras", manifiesta Fernando León Enamorado, líder reclamante de tierras en Úrabá, que ya ha sido víctima de dos atentados contra su vida.

Gerardo Vega Medina, presidente de la Fundación Forjando Futuros dijo que “el Gobierno Nacional debe replantearse las medidas de seguridad que brinda a quienes reclaman restitución pues esto pone en evidencia que lo que hasta el momento se ha hecho no ha funcionado, poniendo en riesgo la vida de las víctimas y en la cuerda floja el proceso de devolución de tierras a los despojados”.

REGRESAR
COMPARTIR EN: