Registro en medios

2017-08-16

Una ONG española da asilo al activista colombiano Gerardo Vega

24 de Febrero de 2014

El Correo de Andalucía / 7 de enero de 2014. La Asamblea de Cooperación por la Paz, ONG española que trabaja por la defensa de los valores democráticos de justicia social y económica, lideró la salida de Colombia de Gerardo Vega Medina, director de la Fundación Forjando Futuros. Se trata de uno de los líderes impulsores del proceso de restitución de tierras más representativas en su país, además de un reconocido defensor de los derechos humanos a favor de las víctimas del conflicto armado en Colombia.


Vega se ha visto forzado a dejar su tierra después de siete atentados fallidos contra su vida desde 2011. Estas amenazas van encaminadas a su cese en las labores de restitución de tierras a campesinos colombianos. Cifras oficiales estiman que más de 8,3 millones de hectáreas han sido despojadas a sus habitantes como resultado del conflicto y las cifras de tierras abandonadas continúan en aumento. En la actualidad, el Registro Único de Víctimas arroja un total de 5.163.815 víctimas de desplazamiento forzado y la Unidad de Restitución de Tierras ha recibido 48.000 solicitudes de restitución de tierras que fueron despojadas o tuvieron que ser abandonadas forzosamente.

El estado colombiano, a través de la Unidad Nacional de Protección, ha implementado un mecanismo de seguridad para la protección del activista que consiste en vehículo blindado y escoltas. No obstante, las cinco denuncias interpuestas a la Fiscalía desde 2010 sobre sus amenazas siguen en la impunidad, por lo que el riesgo sobre su vida sigue vigente. El atentado más reciente se produjo el 20 del pasado mes de noviembre cuando Vega recibió información de que se había dado la orden de ejecutar su homicidio antes de finales del mismo mes. De este modo, el 22 de noviembre interpuso otra denuncia reclamando celeridad y eficacia en las investigaciones solicitando la captura y condena de los responsables, sin éxito.

La técnica del despojo y abandono forzado de tierras ha sido utilizada en Colombia por grupos armados ilegales con la intención de ejercer control sobre territorios que ofertaban importantes beneficios económicos, tanto para dichos grupos como para empresarios dedicados a la explotación agrícola. Intereses vinculados en muchas ocasiones a actividades como el narcotráfico, el comercio de armas y blanqueo de dinero, por lo que el proceso de restitución cuenta con una fuerte oposición. Según la Fundación Forjando Futuros, 75 líderes y reclamantes de tierras han sido asesinados desde 2008 hasta la fecha.

Vega comenzó su lucha por las víctimas del conflicto armado en Colombia en el año 2006 cuando fue nombrado coordinador de la Comisión Nacional de Reparación y Reconciliación para el departamento de Antioquia. Anteriormente fue diputado de la asamblea departamental de Antioquia, consejero presidencial, secretario de gobierno del municipio de Apartadó y cónsul de Colombia ante el gobierno de Bélgica y Luxemburgo. A principios de los años 90, Vega jugó un papel prominente en el proceso de desmovilización del Ejército Popular de Liberación (EPL), del que era miembro.

Gerardo Vega y la fundación que preside han recibido, junto con la Asociación Tierra y Vida, el Premio Nacional de Paz 2012 otorgado por la fundación alemana Friedrich Eber Stiftung en Colombia, el Programa de Naciones Unidas, la Fundación Empresarial para el Progreso de Antioquia y por los más importantes medios de comunicación colombianos como el periódico El Tiempo, Caracol Radio, Caracol Televisión y la Revista Semana.

La Fundación Forjando Futuros brinda en la actualidad asesoría legal a 560 casos de restitución de tierras, ha difundido estudios sobre el proceso de restitución con recomendaciones para promover su avance y realiza dos programas semanales en la televisión local de la ciudad de Medellín para difundir la ley y mejorar el acceso a la restitución por arte de las víctimas de despojo. Actividades que realiza con la financiación de Asamblea de Cooperación por la Paz, Intermon Oxfam y Chemonics, que involucran a donantes tales como la Unión Europea, la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional e instituciones regionales y locales españolas.

REGRESAR
COMPARTIR EN: