Noticia

2017-09-12

Un nuevo año para la restitución de tierras a las víctimas del conflicto en Colombia

17 de noviembre del 2011

Durante de 2010 existió voluntad política para devolver predios a las víctimas del conflicto

Los enemigos de la restitución

Reparar mil víctimas diarias durante diez años: Angelino Garzón

Medellín, enero 17 de 2011. Para las víctimas el 2010 marcó un precedente importante en cuanto a la voluntad del gobierno de Juan Manuel Santos de reparar a las víctimas, de reconocerlas, de respetar sus derechos y restituir sus tierras.

El  Gobierno Nacional tiene dentro de sus metas reparar 3,6 millones de víctimas en diez años. La urgencia del Gobierno Nacional se ha hecho visible desde septiembre, mes en el que se presentó el proyecto de ley ante la Cámara de Representantes; luego inicia una serie de titulaciones de predios como un plan piloto entre octubre de 2010 y abril de 2011 en distintas zonas del país como Arauca, Meta, Cesar y Putumayo (121.000 hectáreas baldías entregadas a 38.000 familias)(revista Semana).

La labor no es fácil, el Incoder y el Ministerio de Agricultura tienen una ardua tarea de desenmarañar muchos de los líos y procesos en los que se encuentran millones de hectáreas que son propiedad de campesinos y que, cómo se ha denunciado insistentemente, fueron arrebatadas violentamente, vendidas a precios irrisorios o simplemente acudiendo a testaferros y títulos falsos que ya  han sido dados a conocer por las Asociación de Víctimas ante los entes correspondientes.

Según la revista Semana en artículo publicado en su edición del 17 de enero  de 2011: “Historia de una Cruzada” de María Teresa Ronderos, el desorden agrario, la corrupción, la violencia rural, los intereses mafiosos, los funcionarios vendidos, entre otros, son el monstro de mil cabezas que enfrenta la restitución.

La Vicepresidencia ha sido la abanderada del tema en cabeza de Angelino Garzón, quien afirma también a la revista Semana, que “Mi angustia es la implementación de la ley que va a aprobar el congreso” y que espera que mil víctimas sean reparadas cada día durante diez años.

Sin lugar a dudas para los despojados hay abierta una ventana de esperanza que estuvo cerrada por años, sin embargo la seguridad de los líderes reclamantes de tierra es neurálgica, necesita medidas claras e inmediatas, como ya lo ha manifestado la Fundación Forjando Futuros, que en compañía de  organizaciones como el IPC, La Asociación Nacional de Víctimas por la Restitución y el Acceso a Tierras: tierra y vida y Redepaz, han expuesto ante la Vicepresidencia de la República criterios básicos para la seguridad de las víctimas reclamantes de tierra. Sin embargo, la cifra de asesinatos a enero de 2011, llega a 50.

La voluntad política persiste en 2011, el apoyo a la ley de víctimas y de tierras que se tramita en el Congreso es clave, las víctimas necesitan ser reparadas, es un derecho.

REGRESAR
COMPARTIR EN: