Noticia

2017-09-14

El Ayuntamiento de Barcelona dialogó con madres emprendedoras

15 de febrero del 2011

Medellín, febrero 15 de 2011. Un grupo de mujeres víctimas del conflicto armado llegaron a la Fundación con la intención de recibir atención psicológica para afrontar su depresión y hacer su duelo. Meses más tarde tomaron la decisión de cambiar las lágrimas por el trabajo y montar una microempresa. Este es el caso de doña Marleny, quien le contó a los delegados del Ayuntamiento de Barcelona su historia. 

Doña Marleny, una mujer fuerte, conversadora y alegre fue la que descubrieron Miriam y Sebastiá en la tarde del jueves, ella no ahorró ni un solo detalle a la hora de narrar su dolor, pero tampoco lo hizo al momento de describir cómo su vida se transforma y encuentra nuevas oportunidades para creer, para luchar, para sostener a sus hijos, para crear su microempresa  y salir a ofrecer sus productos por toda la ciudad.

Con todo el respeto por el sentir de cada una de las cinco mujeres emprendedoras, se escucharon historias conmovedoras que permitían que cada uno de los asistentes reflexionara sobre la dimensión del conflicto armado en Colombia, y cómo centenares de mujeres se ven reflejadas porque perdieron a sus hijos, a sus esposos, y a sus hermanos, y que aún no encuentran una reparación integral por parte del Estado.

La reunión terminó con la intervención de Alexander Nizhelski, coordinador del área de psicología de la Fundación Forjando Futuros, quien precisó sobre las modalidades de atención y talleres implementados durante las sesiones, pues dentro del proyecto se contemplaba solo la atención individual, la grupal fue una iniciativa que la Fundación desarrolló y que arrojó excelentes resultados con este grupo de mujeres, en su mayoría de la comuna 13, y que extendió a otros sectores de la ciudad.

Hoy doña Marleny divide el tiempo entre su familia y su microempresa, y afirma que “sueña con poder ampliar su negocio emplear a otras madres víctimas del conflicto armado de la ciudad”.

El grupo de mujeres emprendedoras agradeció a la Fundación y al Ayuntamiento de Barcelona el apoyo recibido, tanto en la atención psicológica como en emprendimiento, y manifestaron la necesidad de pensar en cómo entregar apoyo a los procesos productivos que se derivan del proyecto.

REGRESAR
COMPARTIR EN: