Noticia

2017-09-18

Incoder recupera baldíos ocupados y explotados por empresarios bananeros.

01 noviembre del 2011


Ver resolución expedida por el INCORA el 22 de junio de 1999.

Ver resolución expedida por el INCORA el 24 de septiembre de 2001.

Ver resolución expedida por el INCODER el 23 de junio de 2011.

 

Una vez más el Estado ratifica que el predio La Niña, en la vereda California de Turbo, es de la nación. Mediante resolución 01609 del 23 de junio de 2011 el Incoder inicia la recuperación del predio La Niña, hoy indebidamente ocupado por la empresaria bananera Rosalba Zapata quien desde allí produce banano de exportación.

42 familias reclamaban estas tierras. Ellas fueron despojadas  y/o estafadas con la participación de grupos paramilitares entre los años 2000-2002.  En el año 2006, a 22 de estas familias, a través de la Comisión Nacional de Reparación y Reconciliación, se les adjudicó parte de este predio (resoluciones Incoder 0213 a 0235 del 25 de julio de 2006).

En 1960 el INCORA adjudicó estos predios al señor Diógenes Echeverri, los cuales fueron vendidos en 1980 a la familia Hasbún. En 1984, mediante invasiones, estos predios fueron ocupados por familias de campesinos sin tierra.  El proceso jurídico y administrativo sobre esta propiedad se resolvió con la resolución 1316 del 22 de junio de 1999, por la cual el INCORA declaró la extinción del derecho de dominio privado en favor de la nación, confirmada con resolución del INCORA 01890 del 24 de septiembre de 2001  y ratificada, nuevamente, mediante resolución del INCODER 2485 del 14 de diciembre de 2005 que niega una solicitud que pretendía dejar sin efecto la extinción de dominio. 

Sobre las 44 hectáreas que aún faltan por adjudicar, las resoluciones 1593 del 8 de junio de 2003 y 01609 del 23 de junio de 2011 del INCODER, ordenan la recuperación del baldío indebidamente ocupado por la empresa Sara Palma (filial de Unibán).

Según las versiones libres de Raúl Hasbún, ex comandante de las autodefensas que se acogió al proceso de Justicia y Paz, las veredas California, La Teca, Callelarga y La Unión, eran el punto central de las operaciones del Bloque Bananero de las AUC, lo que evidencia que era un territorio bajo control armado en el que los ciudadanos estuvieron sometidos a la presión y por lo tanto, las transacciones sobre la tierra, entre ellas las ventas a precios irrisorios, deben ser consideradas por la justicia, como actos jurídicos inexistentes. El antecedente legal más cercano ocurrió con el predio denominado Tulapas, en el municipio de Turbo, en el que se declaró la restitución de tierras a 15 familias, tras comprobarse que éstas fueron adquiridas con dineros fruto de actividades ilegales (sólo esta causa bastó para dictar el fallo).

Las resoluciones del INCODER de recuperación de baldíos demuestran la propiedad de la nación sobre estas tierras y se debe proceder a restituir los predios a las personas que de allí salieron producto del engaño y la estafa. Que el INCODER recupere de manera ágil y sin más dilaciones será el primer paso para que a las familias afectadas se les pueda resarcir el daño causado y una muestra de que la ley y el Estado de derecho se imponen sobre trampas, mafias y despojadores.
REGRESAR
COMPARTIR EN: