Noticia

2017-09-18

“Yo también estoy en desacuerdo con que se ataque a los defensores de derechos humanos y de organizaciones…” BALTASAR GARZÓN

24 de marzo del 2012

En medio del conversatorio realizado este viernes 23 de marzo, el auditorio principal del CENTRO DE FE Y CULTURAS, el juez español habló con los asistentes sobre la justicia transicional y el desarrollo de la Ley de Víctimas y Restitución de tierras en el país, donde manifestó decididamente su solidaridad con las víctimas. GARZÓN estuvo acompañado por MARCELO ÁLVAREZ  de la MAPP/OEA y GERARDO VEGA de FORJANDO FUTUROS.

Una vez instalada la mesa y luego de presentarse cada uno de los asistentes entre los que se encontraban miembros de diferentes instituciones como el IPC, la ASOCIACIÓN TIERRA Y VIDA, ASCODES, CONCIUDADANÍA, CORPORACIÓN REGIÓN, CORPORACIÓN JURÍDICA LIBERTAD, docentes de la universidad Nacional, de Antioquia y de la Autónoma, funcionarios de algunas secretarias del municipio de Medellín, personería y concejo, de la gobernación de Antioquia y de la vicepresidencia de la república y demás personas de la sociedad civil interesadas en ampliar su conocimiento frente al tema; el padre HORACIO ARANGO, sacerdote Jesuita y director del CENTRO DE FÉ Y CULTURAS fue el encargado de dar inicio al conversatorio. En su presentación alagó la realización del encuentro y agradeció especialmente la visita del juez BALTASAR GARZÓN y resaltó el impacto positivo que ha tenido su labor a la justicia a nivel mundial.

Por su parte MARCELO ÁLVAREZ jefe de la MAPP/OEA, reiteró su compromiso en continuar apoyando los esfuerzos de las víctimas y de las comunidades con el fin de reconstruir del tejido social y aportar a que los ciudadanos y ciudadanas que vivieron episodios de conflicto puedan retornar a un espacio en paz, donde se puedan encontrar y convivir de manera pacífica. Recordó que existe una oficina en el Urabá antioqueño, creada especialmente para este fin.

GERARDO VEGA puso en contexto el conversatorio, la presencia del Juez Baltasar Garzón y de la MAPP/OEA. Abordó a grandes rasgos el desarrollo de la ley de Víctimas y de Restitución de Tierras, el compromiso del gobierno nacional, puntos como la inversión de la carga de la prueba, el acceso a la información por parte de las Víctimas, la deslegitimación que han generado los términos como “BACRIM” de abogados y los ataques que sufren las instituciones por parte de ciertos sectores incomodos con el desarrollo de la ley.

 

conversatorio-baltasar-garzon-23-03-2012-15conversatorio-baltasar-garzon-23-03-2012-2conversatorio-baltasar-garzon-23-03-2012-1conversatorio-baltasar-garzon-23-03-2012-4conversatorio-baltasar-garzon-23-03-2012-5conversatorio-baltasar-garzon-23-03-2012-11conversatorio-baltasar-garzon-23-03-2012-8conversatorio-baltasar-garzon-23-03-2012-3conversatorio-baltasar-garzon-23-03-2012-7conversatorio-baltasar-garzon-23-03-2012-6conversatorio-baltasar-garzon-23-03-2012-10conversatorio-baltasar-garzon-23-03-2012-13conversatorio-baltasar-garzon-23-03-2012-9conversatorio-baltasar-garzon-23-03-2012-12conversatorio-baltasar-garzon-23-03-2012-14

El juez BALTASAR GARZÓN doctor honoris causa por más de veinte universidades, de nacionalidad española, reconocido mundialmente por su decisivo papel contra AUGUSTO PINOCHET y las dictaduras en Chile y en Argentina, los crímenes del franquismo en España y la defensa de víctimas en casos de terrorismo de Estado; manifestó no querer dar un gran discurso egocéntrico, sino por el contrario suscitar una discusión que llevase a la generación de conclusiones comunes entre todos los participantes. Es así como comienza su intervención haciendo énfasis en la diferencia entre justicia ordinaria y transicional y el enfoque que se le debe dar a la generación de la ley y su posterior cumplimiento.

El público en reiteradas ocasiones le manifestó su preocupación al juez acerca de la fragilidad de las víctimas, de las posibles re-victimizaciones y las dificultades jurídicas para acceder a su derecho a ocupar la tierra restituida, a lo que GARZÓN respondió que es responsabilidad del Estado desarrollar una actividad en defensa de las víctimas, de protección masiva donde se respete el principio de presunción de inocencia en ambos sentidos y que es obvio que los titulares actuales (sean de buena fe, mala o malísima…) van a hacer lo posible para reventar el proceso en su misma raíz inclusive por medios legales. Se deben entonces institucionalizar medidas de seguridad sostenible y asumir una actitud de transparencia en el proceso, gestionadas desde el mismo núcleo de la sociedad civil. Reconoce también que aunque ya ha habido avances, existen muchas deficiencias en el sistema judicial colombiano, que por ser muy formalista, sí establece mecanismos de protección aunque quizá les falta agilidad. En los temas de justicia transicional les falta cambiar el esquema del juez extraordinario apegado los requisitos provisionales formados e incluso formalistas y pensar que hay un objetivo principal que es dar seguridad a las víctimas.

 

¿Es posible que la justicia colombiana dé abasto a la problemática de un post-conflicto?

Dentro de la ronda de preguntas se destacó la de WALTER MEJÍA, representante de la firma WALTER MEJÍA Y ASOCIADOS, y que estaba dirigida a buscar un posible paso a seguir en el caso de que grupos armados con los que aún no se ha negociado y que tarde que temprano entrarían a ser parte del proceso podrían saturar el rango de acción de la ley, puesto que estos, como parte del conflicto,también deberían aportar en esa búsqueda de armonizar los conceptos de verdad, justicia y reparación, más si se tiene en cuenta que la justicia transicional es pensada para escenarios donde ya haya finalizado la guerra o dictadura, caso que en Colombia aún no se ha dado.

GARZÓN reitera que “reconciliación y paz” es la fórmula final, más no la primera por lo que la solución no puede estar solo en manos de las instituciones, sino de los actores del conflicto. Si las cosas siguen como van posiblemente no se pueda lograr, aunque como en este caso se está aplicando la justicia transicional y no la ordinaria es importante pensar de una forma no radical, ya que estas posiciones no son necesariamente el mejor camino a la hora de buscar soluciones entre las partes, porque aunque ayudan a gestar un punto de vista particular, a la hora de negociar con el otro y buscar una solución común, se deben ajustar sin perder la esencia de la justicia, pero de forma que sean incluyentes para las partes. El límite es lo que se debe definir, porque de lo contrario podrían pasar ochenta años y seguramente no se alcance a tener conocimiento de toda la verdad judicial, en eso deben aportar todos teniendo en cuenta que es necesario mantener los principios básicos para garantizar a las víctimas: verdad, justicia y reparación.

Manifiesta también que la Ley es muy buena, pero de no cumplirse sería lo peor que le puede pasar al país porque defraudaría la confianza y expectativas que gran parte del pueblo han puesto en ella. Además resalta que su ejecución requiere de una buena destinación de recursos.

 

¿El Gobierno nacional está perdiendo la disputa sin antes dar la pelea?

Uno de los participantes puntualizaba que al generarse tanta expectativa sobre el capítulo de restitución de tierras en la Ley 1448 tanto en las víctimas como en los victimarios y sobre todo en los usurpadores de las tierras, estos últimos se han dedicado a tratar de salirle al paso a la política del gobierno nacional utilizando estrategias como el señalamiento a las víctimas, el desprestigió de quienes dirigen esas organizaciones o asociaciones, asesinatos, paros armados y las misma coaptación del Estado en diferentes niveles, por lo que se ve ya un forcejo entre los poderes para sacar un mejor partido.

El juez concluye que los jueces deben ser conscientes de que el interés más necesitado de protección es el de las víctimas ya que se reconoce una situación evidente de despojo masivo, por tanto hay una presunción de veracidad sobre la ocupación de estas tierras. Ambos deberían aportar las pruebas, tanto víctimas como titulares.

En medio del conversatorio BALTASAR GARZÓN recordó a Mampujan y expresó: “Yo también estoy en desacuerdo con que se ataque a los defensores de derechos humanos y de organizaciones, y me parece inaceptable el acoso que está recibiendo el grupo de abogados que lleva el caso de Mampujan…”

 

¿Cómo lograr la participación real de las víctimas?

Una de las participantes pregunta si es posible lograr que las víctimas realmente participen en el proceso, ya que son ellos quienes realmente vivieron el conflicto, conocieron sus vecinos y pudiesen inclusive llegar a tener una información más veraz acerca de los hechos que registran las estructuras estatales.

Las estructuras estatales y la justicia según GARZÓN son por esencia instituciones muy conservadoras, y no en el sentido político de la palabra, que si tienden para un lado o hacia el otro, sino que son tradicionalistas y no es fácil a veces que acepten cambios en su modo de hacer las cosas, para eso se debe buscar el diálogo y llegar a condiciones concertadas que permitan aportarle muchísimo más al país en el desarrollo de esta etapa de conflicto. El papel de las organizaciones de víctimas tiene que ser fundamental, y se deben utilizar ámbitos como la corte interamericana.

 

¿España se reconcilió?

De acuerdo al desarrollo de su ponencia acerca del caso español, el juez da a entender que España aún no cierra las heridas de la dictadura de Franco, ya que al haberse utilizado una ley de amnistía quedó oculto gran parte de ese turbio episodio en la historia del país y que desafortunadamente pareciera haber aun llagas sin sanar. Recordó amablemente los episodios dictados en su contra por haberse de cierta forma declarado competente para “reabrir el caso”.

 

Al final del conversatorio, ni siquiera la fuerte granizada que azotó a la ciudad pudo distraer la atención de los participantes, que expresaron su satisfacción agradeciendo el español el compartir su experiencia y conocimiento; así como destacaron la importancia de que una personalidad tan reconocida y con tanta trayectoria en temas de justicia brinde su apoyó a la situación actual del país.

REGRESAR
COMPARTIR EN: