Noticia

2017-09-19

Asesinado Gildardo Padilla Ortega, reclamante de tierras en Antioquia perseguido por más de 20 años

20 de noviembre del 2013

En la tarde del domingo 17 de noviembre, en zona rural del municipio de Valencia, Córdoba, fue asesinado Gildardo Padilla Ortega, campesino reclamante de tierras de 43 años, cuya familia ha sido víctima de asesinatos y despojos de tierra desde hace 20 años.

El caso de la familia Padilla ha sido documentado por Justicia y Paz, ya que en versiones libres Salvatore Mancuso confesó haber ordenado el asesinato de los padres y hermanos de Gildardo, en una retaliación que empezó, al parecer, por un conflicto vecinal.

El exterminio de una familia
Fue en el año 1994 cuando empezaron las desdichas para los Padilla Ortega. En esa época habitaban la finca Las Gardenias, ubicada en San Pedro de Urabá y tuvieron un problema de linderos con su vecino Luis Vertel. Tras este conflicto, Vertel señaló a la familia Padilla como auxiliador de la guerrilla ante Salvatore Mancuso, el jefe paramilitar ordenó asesinar a tres de los hijos del señor Alejandro Padilla, padre de Gildardo.

Este hecho ocasionó el primer desplazamiento del clan, que se instaló en San Pelayo, Córdoba. Tres años después los alcanzó de nuevo la tragedia y los paramilitares asesinaron a don Alejandro, su esposa Evangelina, dos de sus hijos y a Olfady Contreras Padilla, de nueve años, sobrina de Gildardo.

Después de esto Gildardo Padilla Ortega, le pidió a Mancuso que dejara a su familia en paz, sin embargo pocos meses después los paramilitares secuestraron y asesinaron a sus hermanos, Sofanor y Vladimir Padilla Ortega, en Chigorodó.

Salvatore Mancuso confesó estos crímenes ante Justicia y Paz y en 2008 fue condenado a 40 años de prisión por estos crímenes. El mismo año en que fue extraditado.

Gildardo había solicitado asesoría en su proceso de restitución a la Asociación Tierra y Vida y a la Fundación Forjando Futuros. El pasado martes 29 de octubre fue citado por la Unidad de Contexto de la Fiscalía en Apartadó, para rendir una declaración sobre los asesinatos y despojos que él y su familia sufrieron.

Este domingo, mientras se desplazaba entre la vereda la Rula y el municipio de Valencia, en su oficio como mototaxista, fue abordado por hombres armados en moto, que lo asesinaron.

A este exterminio sobrevivieron tres hermanos y cinco hijos de Gildardo, que hoy piden protección para continuar con los procesos de restitución de tierras.

La Fundación Forjando Futuros y la Asociación Tierra y Vida, solicitan al Gobierno Nacional protección ara los familiares de Gildardo Padilla y apoyo en el proceso de reclamación de sus predios. Igualmente insisten en la necesidad de reformar el decreto 4912 de 2011, creando un Comité de Evaluación de Riesgo y Recomendación de Medidas (Cerrem) especial para las víctimas que reclaman restitución de sus tierras, donde estas dos organizaciones tengan participación y voto.

REGRESAR
COMPARTIR EN: