Noticia

2017-09-21

Lento éxito en la restitución de tierras colectivas

12 de junio del 2017

Gerardo Vega Medina / 12 de junio de 2017. La restitución de tierras no es sólo un derecho reclamable por individuos o familias particulares que fueron despojadas de sus propiedades. Aunque estos casos son los mayoritarios, existen comunidades afro-colombinas e indígenas que también fueron obligadas a dejar sus tierras como consecuencia del conflicto e intereses económicos y que cuentan con el derecho especial de solicitar una restitución colectiva, es decir, la restitución de todo el territorio del que era dueño la comunidad.

¿Por qué estas comunidades tienen derechos especiales? La Constitución Política de Colombia reconoce y establece el deber de proteger la diversidad étnica y cultural de la nación, y para ello ha previsto que los pueblos indígenas y afro-colombianos sean depositarios de protección especial. Además, el Estado ha adoptado, suscrito y ratificado una serie de declaraciones, convenios y tratados internacionales, en los cuales se reconocen los derechos de los pueblos indígenas.

Por ese motivo, se establecieron decretos leyes especiales que dictan las medidas destinadas a la protección, atención, reparación integral y restitución de los derechos territoriales de estos pueblos y de sus miembros. Los decretos apuntan a que se debe garantizar, entre otros, el derecho a preservar sus territorios:

1. Decreto 4633 de 2011. Pueblos y Comunidades Indígenas.

2. Decreto 4634 de 2011. Pueblo Rrom o Gitano.

3. Decreto 4635 de 2011. Comunidades Negras, Afrocolombianas, Raizales y Palenqueras.

Si bien los casos de restituciones de tierras colectivas son menos numerosos, el impacto es alto por el número de familias que se ven beneficiadas así como por el número de hectáreas devueltas. Hasta la fecha, se han dictado seis sentencias que incluyen la restitución de propiedad colectiva a más de 3.600 familias en 135.711 hectáreas. Las comunidades étnicas beneficiadas han sido: en el departamento de Cauca, los afrocolombianos; en Chocó, dos resguardos del grupo indígena Emberá; en la Guajira, un resguardo indígena de los Wayú; y en Cesar, dos resguardos del grupo indígena Yupka a quienes, además de la restitución, se les ordenó la ampliación del resguardo.

Según la Unidad de Tierras han presentado solicitud 72 territorios étnicos que buscan la devolución de sus predios y de ellas 27 ya se encuentran en la etapa judicial. Un avance lento, pero que llena de esperanza a estas comunidades.

REGRESAR
COMPARTIR EN: