Comunicados

2017-08-10

Por su trabajo a favor de las víctimas de la violencia y el despojo, la Fundación Forjando Futuros recibe el Premio Nacional de Paz

26 de noviembre del 2012

logotipo-premio-nacional-de-paz-2012

La Fundación, creada en Urabá hace 10 años, recibió hoy el XIV Premio Nacional de Paz, por su compromiso a favor de la reconciliación y la reparación de las víctimas.

Forjando Futuros recibe esta exaltación de la mano de la Asociación Tierra y Vida, integrada por líderes campesinos reclamantes de tierras de todas las regiones de Colombia.

El Premio Nacional de Paz en su decimocuarta versión reconoce a la Fundación Forjando Futuros por el exitoso trabajo que ha realizado desde el año 2002 para lograr reparación de las víctimas de despojo en Antioquia.

Forjando Futuros fue escogida de entre 108 postulados y recibe este reconocimiento, que desde 1999 se otorga a personas y organizaciones que contribuyen a concretar y desarrolla procesos de paz locales, regionales o nacionales que aporten a la solución del conflicto armado colombiano.

Historia de la Fundación

En una región convulsionada por diversos enfrentamientos de grupos ilegales como ha sido el Urabá Antioqueño, una de las mayores tragedias es el despojo. Durante décadas los campesinos han tenido que abandonar sus tierras por temor y después siguen siendo victimizados en la batalla por recuperar lo que les fue arrebatado por los violentos.

Esta realidad inspiró a un grupo de personas a organizarse y buscar herramientas para brindar soluciones a estas familias, que son también las de ellos. Así nace Forjando Futuros, con la misión de facilitar caminos de restitución y reparación en medio de una guerra que aún no termina.

Los asociados fueron 25 profesionales y líderes sociales de la región de Urabá, que buscaron recursos de cooperación internacional y entidades nacionales para documentar los casos más representativos de despojo, brindando asesoría jurídica a las víctimas reclamantes de tierras y facilitando vías para restituir los derechos sociales y económicos.

El trabajo de la Fundación fue ampliándose y actualmente adelanta nueve proyectos en áreas de víctimas del conflicto, construcción y mejoramiento de vivienda para población vulnerable, restitución de tierras, proyectos productivos, seguridad alimentaria y salud.

En la línea de tierras, la Fundación ha participado en la restitución de 4.180 hectáreas a 187 familias en la región de Urabá. Se han documentado 300 casos de víctimas de los grupos armados ilegales en Medellín, brindando a estas familias asesoría jurídica y psicológica.

En lo referente a la infraestructura se realizó la dotación del pabellón neonatal del hospital Antonio Roldán Betancur en el municipio de Apartadó, la instalación de 56 pozos sépticos en viviendas de familias de Marinilla que había sido desplazadas y retornaron a sus tierras. Forjando Futuros también gestionó recursos para la construcción de 45 viviendas y el mejoramiento a otras 17 en Urabá.

A través de su unidad jurídica, en el año 2011 la Fundación detectó y denunció la expedición de más de 700 resoluciones falsas para entregar tierras de la Nación a personas que no las merecen.

En total se han documentado 3.100 casos de despojos de tierras, visibilizando el drama de las víctimas y aportando así a la solución de esta problemática.

Este galardón es recibido en memoria de los 60 hombres y mujeres que han perdido la vida por reclamar su tierra y sus derechos, 13 de ellos en Antioquia; también a los que siguen en esta lucha aunque sean víctimas de persecución y amenazas por grupos armados ilegales y fuerzas oscuras que no quieren que se revele la verdad de un conflicto que continúa.

El Premio Nacional de Paz reivindica la labor de la Fundación Forjando Futuros, la Asociación Tierra y Vida y todas las organizaciones y los que trabajan a diario por construir un camino hacia una paz perdurable en Colombia.


GERARDO VEGA MEDINA
Presidente Fundación Forjando Futuros.

REGRESAR
COMPARTIR EN: